EL DIARIO ÍNTIMO

Página del diario de Ana Frank
Muchas personas sienten la necesidad de expresar sus sentimientos y los sucesos cotidianos por escrito. Por eso se deciden a escribir un diario, es decir, un libro en el que se relatan todos aquellos acontecimientos que no queremos olvidar y las  reflexiones más íntimas y personales que, quizás , no nos atrevemos a contarles a los demás. Muchas personas empiezan a escribir su diario con la fórmula "Querido diario", ya que este no es solo un cuaderno sino que se convierte en un "amigo" en el que podemos confiar (nos escuchará pacientemente, no descubrirá nuestros secretos si lo guardamos bien y no se enfadará si decidimos abandonarlo). Por eso, el diario íntimo también se denomina diario personal o diario secreto.
Los diarios pueden ser reales y reflejar los sucesos y sentimientos que les ocurren a las personas que los escriben. El diario real más conocido es el Diario de Ana Frank.  También conocemos diarios personales de muchos escritores, la mayoría publicados tras su muerte.
Los diarios también pueden ser ficticios. Es decir, es la fórmula elegida por muchos novelistas para contar historias. Una de las novelas más conocidas en la que el personaje escribe un diario personal es Robinson Crusoe, del escritor Daniel Defoe.

Un diario personal tiene las siguientes características:
- Cada comentario va encabezado por la fecha en la que se escribe.
- Es un relato escrito en primera persona.
- Como lo que se trata es de recordar y reflexionar acerca de lo que  ha pasado durante el día, los diarios suelen escribirse por la noche antes de acostarse.
- Los tiempos verbales más empleados son los que sirven para contar hechos que están próximos al momento en que se cuentan, es decir, el presente y el pretérito perfecto.
- Suele haber bastantes datos cronológicos, geográficos y descriptivos del entorno.

ESCRIBIMOS UN DIARIO FICTICIO
Imagina que, como Robinson Crusoe, naufragas en una isla desierta. Estás solo, no tienes refugio, ni comida ni sabes qué tipo de animales habitan allí. Escribe en un diario los tres primeros días de estancia en esa isla, a la que tendrás que poner un nombre, e imagina cómo te las vas a arreglar para sobrevivir. Elige bien la fecha, ya que no es lo mismo naufragar en una isla en invierno o en verano.

Robinson Crusoe empieza su diario de la siguiente manera:
"Treinta de septiembre de 1659.Yo , pobre y mísero Robinsón Crusoe, habiendo naufragado durante una espantosa tempestad, en alta mar, llegué a la playa de esta triste y desdichada isla, a la que llamé la Isla de la Desesperación, habiéndose ahogado todo el resto de la tripulación del barco y quedando yo mismo casi moribundo.
Todo el resto de aquel día lo empleé en afligirme por las tristes circunstancias en las que me veía; es decir, que no tenía comida, ni casa, ni ropa, ni armas, ni lugar donde meterme, y desesperado de encontrar ayuda alguna, no vi nada ante mí sino la muerte, ya me llegara siendo devorado por las fieras, asesinado por los salvajes o pereciendo de hambre."