11 abr. 2012

Una de vampiros



Cuando llega la noche
y comienza el derroche,
empiezo a despertar,
y poco a poco a andar.
A tu retrato miro,
me siento un gran vampiro,
no lo puedo evitar
no me puedo controlar.
Y me entra calor,
luego escalofrío,
no lo puedo evitar,
pienso en tu yugular.
Y no, no puede ser,
lo que yo debo de hacer.
Pan, no pido pan
pero yo tengo que cenar.
Y me arrojo con valor,
y salgo volando.
Esto está mucho mejor,
me está gustando.
Escondido en un  portal,
te estoy esperando.
Y esta vez no escaparás,
te estoy vigilando.
¡Sí, a ti!
En la noche negra,
bebiendo ginebra,
sobre las tinieblas,
la luna está ya.
Y hace mucho frío,
y sales con un tío,
y pienso que a este
lo tendré que estrangular.
Y no, no puede ser
lo que yo debo de hacer.
Más, no puedo más
 pero yo tengo que cenar.
Y me arrojo con valor
y me pongo rojo,
Esto está mucho mejor,
me está gustando.    ("El vampiro" de Tabletom)

2 comentarios: